Cicatrices queloides: qué son y qué puedes hacer

Conocidas bajo el nombre de cicatrices queloides, o como queloides simplemente (lo cierto es que ambos términos designan una misma lesión), suelen surgir como consecuencia de la formación de tejido fibroso -tejido cicatricial- cuando se ha producido una determinada lesión. Precisamente, aparece cuando, en algunos casos, tiende a crecer tejido cicatricial adicional, formando crecimientos suaves […]

Conocidas bajo el nombre de cicatrices queloides, o como queloides simplemente (lo cierto es que ambos términos designan una misma lesión), suelen surgir como consecuencia de la formación de tejido fibroso -tejido cicatricial- cuando se ha producido una determinada lesión. Precisamente, aparece cuando, en algunos casos, tiende a crecer tejido cicatricial adicional, formando crecimientos suaves y de tacto duro. Así, pueden acabar siendo más grandes que la herida original que terminó provocando su aparición. Solemos encontrarlos fundamentalmente en zonas como los lóbulos de las orejas, las mejillas, los hombros y el pecho. Aunque, es cierto, pueden afectar a prácticamente cualquier parte del cuerpo. ¿Cuáles son sus causas y por qué aparecen? ¿Se pueden tratar de alguna forma?.

Cicatrices queloides

Un queloide consiste básicamente en un tipo de cicatriz elevada. Y hay personas que pueden ser más propensos a su formación. Por ejemplo, sufres una lesión en la piel, se forma tejido fibroso con el fin de reparar y proteger la lesión, pero de repente crece tejido cicatricial adicional. Como consecuencia de ello, justo en el lugar donde estaba la herida, ahora aparece un crecimiento suave y duro.

Así, mientras que una cicatriz es un “intento” normal -y saludable- de nuestro cuerpo para reparar una determinada lesión de la piel, cuando surge un queloide nos encontramos ante un crecimiento excesivo del tejido cicatricial. De esta forma, pueden desarrollarse por lesiones, tatuajes, perforaciones o después de cualquier cirugía. Incluso pueden ocurrir después de algún brote de acné.

Por otro lado, en algunas ocasiones los queloides pueden acabar surgiendo sin que exista ningún tipo de causa clara. Y aunque no son perjudiciales para la salud, ni causan ningún tipo de problema médico asociado, sí es cierto que pueden acabar convirtiéndose en un problema estético para muchas personas, en especial cuando tienden a crecer mucho, y aparecen sobre todo en zonas muy visibles del cuerpo (como las orejas o las mejillas).

Descubre: Fotos de cicatrices de acné antes y después

¿Cuáles son las causas de los queloides?

Los expertos no entienden completamente por qué los queloides se forman, aunque parece que existiría un importante componente genético. Así, si tienes un pariente de primer grado con algún queloide, es muy probable que también los tengas en algún momento dado. Además, los hispanos, asiáticos y etnias afroamericanas suelen tener más probabilidades de desarrollarlos.

Por lo general, nuestro cuerpo posee una serie de mecanismos biológicos útiles, y efectivos, para regular los distintos procesos de reparación y regeneración de los tejidos durante el proceso de curación natural de la piel. Sin embargo, cuando surge un queloide, podría ser una señal de que algo está mal.

Algunas investigaciones han sugerido la existencia de anormalidades en la producción de melanocitos responsables de la estimulación tanto de la hormona como del colágeno en la piel. Además, la inflamación prolongada en el sitio donde se ha producido la lesión, o los efectos del estrés sobre las hormonas, podrían contribuir en la formación de queloides.

No obstante, por el momento no se comprende totalmente cuáles son los factores que influyen a que una determinada persona los tenga o no. De hecho, incluso aquellos individuos propensos a queloides, no siempre los contraen después de una lesión.

Por suerte, no es algo de lo que necesariamente debas preocuparte. No son contagiosos, no son una infección, ni mucho menos una enfermedad. Simplemente ocurren al azar, y aunque no son dañinos para la salud, sí es cierto que pueden ser un problema estético.

Causas de los queloides

¿Cómo se tratan? ¿Se pueden eliminar?

En realidad no existe ninguna razón médica para quitar las cicatrices queloides. Pero si causan algún tipo de molestia, o simplemente no te gustan (por lo que te están causando problemas estéticos), existen algunas opciones disponibles.

Las inyecciones de corticosteroides, aplicadas directamente en el área queloide, pueden ser útiles, dado que aunque no lo eliminarán por completo, sí pueden ayudar a disminuirlo, al romper los enlaces presentes entre las fibras de colágeno, además de ofrecer un interesante efecto antiinflamatorio. Se convierte, de hecho, en uno de los tratamientos médicos más comunes y habituales en la consulta.

No obstante, cuando el queloide es particularmente grueso o grande, podría ser necesaria la aplicación de infecciones de 5-fluorouracilo, un medicamento quimioterápico que se usa tópicamente para tratar la queratosis actínica (parches escamosos considerados como una lesión precancerosa de la piel).

Cicatrices queloides: qué son y qué puedes hacer
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar