Cómo usar un champú sin sulfatos

Modaellos.com

Cuidamos la piel. Cuidamos la cara. Cuidamos la barba. Cuidamos el cuerpo. ¿Por qué hemos tarado tanto en cuidar el cabello? Posiblemente, porque los champús sin sulfatos no eran tan conocidos como ahora. No obstante, una vez que están en el mercado conviene, como mínimo, probarlos. Y si lo haces, nosotros te contamos cómo usar un champú sin sulfatos.

Cómo usar un champú sin sulfatos

¿Por qué no eran tan conocidos hasta ahora los champús sin sulfatos? Básicamente, porque los champús convencionales tenían copado el mercado. De hecho, en la actualidad, 9 de cada 10 champús que se venden contienen sulfatos. Y a pesar de ello, los champús orgánicos se han abierto paso. Y el motivo no es otro que sus resultados. De ahí la importancia de saber cómo usar un champú sin sulfatos, para aprovecharlo al máximo.

Y sí, es cierto que los champús sin sulfatos son más caros que los convencionales. Por lo general, tres o cuatro veces más caros. Ahora, ¿cuánto vale la salud de tu pelo? No tienes más que comprobar el efecto negativo de los sulfatos en tu pelo.

Por otro lado, si usas acondicionador o mascarilla, debes saber que con el champú sin sulfatos no te harán falta. Es decir, ahí te ahorrarías el dinero que compensaría lo pagado de más por el champú natural. Sea como sea, lo que te recomendamos es que lo pruebes durante dos semanas, compares y decidas.

Nosotros te vamos a contar cómo usar un champú sin sulfatos. Tú serás quien, en función del resultado, decidirás si sigues adelante con él. Como dato, te diremos que los sulfatos que contienen los champús convencionales (SLES, SLS o ALS) también se usan para fabricar lavavajillas. No es broma.

Dicho lo cual, ¿por qué te vamos a explicar cómo usar un champú sin sulfatos? Básicamente, por dos motivos. El primero y más lógico, porque su modo de aplicación dista algo del habitual y conviene saberlo. El segundo motivo, porque nos preocupa tu economía. Al final, el champú natural es un producto caro y no queremos que gastes más de la cuenta. Algo que, por desgracia, suele pasar en los primeros lavados.

Y es que, al no salir espuma, la gente piensa que debe echar más cantidad. Y no es así. El champú sin sulfatos no genera espuma. Y a pesar de ello, limpia el pelo en profundidad y con mejores resultados que los champús convencionales.

Pelo mojado

Lo primero que debes hacer, como se suele hacer habitualmente, es mojar tu pelo en la ducha. La explicación es sencilla. Si el pelo está ya mojado, el champú sin sulfatos se activará con mayor facilidad y será más eficiente.

Masaje, paciencia y suavidad

Lavarte el pelo te va a llevar entre 4 y 5 minutos, ten paciencia que valdrá la pena. En este punto, aplica el champú y repártelo por la cabeza, masajeando en círculos suavemente. Empieza desde arriba y ve bajando, hasta llegar al cuello. Asegúrate de llegar a todas las zonas de la cabeza. El objetivo es que la sangre circule y reactives el normal funcionamiento del cuero cabelludo.

Deja reposar

Cuando hayas terminado, deja el champú en la cabeza y aprovecha para lavar el cuerpo. El propio fabricante te especifica en la etiqueta el tiempo que debes dejar pasar. El objetivo de esta espera es que el champú alcance la suciedad más escondida. Sin ir más lejos, restos de sulfatos.

Agua fría

Lo recomendable, es aclarar el pelo con agua fría. Y no es tan disparatado. Recuerda que no hay espuma y el enjuague será rápido, así que podrás agachar la cabeza y hacerlo. Si no quieres, basta con que el agua esté tibia. Así consigues que circule más la sangre y, de paso, cerrar las puntas. Por cierto, recuerda, de nuevo, que no hay espuma. No hace falta que abuses del agua con el enjuagado.

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Conocemos el cómo, por lo que ahora falta saber cuándo usar un champú sin sulfatos. La realidad dicta que cualquier momento es bueno para hacerlo, toda vez que dejaríamos de usar los champús convencionales. Y es que dejar de usar agresivos elementos químicos ya es un gran paso para la salud capilar. No obstante, hay momentos concretos en los que usar un champú sin sulfatos es casi una obligación

Para recuperar un pelo seco y quebradizo

Si tienes sequedad en el pelo, se te cae con facilidad, incluso te ha salido caspa, es el momento de dar el paso. A pesar de que te lo laves, al poco tiempo vuelve a estar sucio. Te pica la cabeza y hasta tienes irritaciones. Son los efectos de los sulfatos en el cuero cabelludo. Con un champú sin sulfatos podrás corregir todo esto y, sobre todo, devolver la salud a un pelo muerto.

Para que te dure el tinte

Te gusta teñirte el pelo, especialmente en verano, pero apenas te dura el color. El motivo es que los agentes químicos de los sulfatos atacan directamente a la pigmentación del cabello. Al final, son detergentes activos y su misión es limpiar, no discriminar qué limpiar y qué no. Al usar un champú orgánico, no sólo mantendrás el color, sino que los nutrientes naturales harán que el tinte dure más de lo habitual

Para que vuelva a crecer tu pelo

Los champús convencionales, además de atacar al pelo, también hacen lo propio con los folículos pilosos. Los encargados del crecimiento del pelo ven como los agentes químicos del sulfato se depositan en su zona de influencia, impidiendo el normal crecimiento del pelo. Así, no sólo no pueden generar nuevo pelo, sino que se estropean poco a poco.

Si un folículo piloso termina por atrofiarse, dejará de generar pelo para siempre. Llegar a este punto, hablando claro, se llama calvicie. Para evitarlo, basta con empezar a usar un champú sin sulfatos. Estos limpiarán los residuos de los folículos y ayudarán a que el pelo vuelva a crecer con normalidad.

También te puede interesar