La importancia de vestirte bien para una entrevista de trabajo

Lo cierto es que existen muchas razones por las que una entrevista de trabajo pueda pesar muchísimo en la mente de las personas. Podríamos definirla como una situación de “todo y nada”, como un momento en el que puedes estar dentro de la empresa, o simplemente fuera. Por supuesto, entran en juego muchísimos otros factores que la ropa, pero la realidad es que la ropa también importa, lo que requiere una atención especial. Pero, ¿por qué es tan importante y qué consejos podemos seguir?.

Consejos para vestirte para una entrevista de trabajo

No es tan cierto que se deba utilizar un traje para cada entrevista. Pase lo que pase, la realidad es que no existe ningún “traje de entrevista” predeterminado, y no es necesario vestirnos con un traje cada vez que acudamos a una entrevista de trabajo. Incluso aunque requiera el uso de un traje, su configuración incorrecta y poco adecuada puede llegar a dañar nuestras posibilidades.

Pero como manifiestan muchos especialistas, es cierto que un buen traje de negocios es con frecuencia la mejor opción para vestirnos y acudir a una entrevista de trabajo. Y es que mantener una buena apariencia es fundamental en la entrevista, ya que puede hacer que el responsable de la misma te rechace o te elija desde un primer momento sin antes escucharte o hacerte preguntas.

Si bien las habilidades relacionadas con el propio trabajo y la experiencia tienen una gran importancia en relación a si podrías o no obtener el puesto de trabajo, durante el proceso de contratación inicial la vestimenta escogida para el mismo tiene más poder del que la mayoría de nosotros podríamos creer. Esto se debe a algo fundamental: lo primero que notamos acerca de cualquier persona es su apariencia, y más específicamente, la forma cómo se visten.

De hecho, como demostró un estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Oregón, en los primeros 10 segundos que van desde que saludas al entrevistador hasta que dices la primera palabra (conocido técnicamente como “el encuentro y saludo”), esa persona ha decidido si eres o no el adecuado para el trabajo. Así, quienes se visten bien son más propensos a ser contratados que aquellos que se consideran que se esfuerzan menos.

La apariencia importa, y además, importa enormemente. Es fundamental cuidar con atención los detalles y la elección de la ropa para prácticamente cualquier entrevista. Por ejemplo, llevar una vestimenta descuidada es una manera sencilla para muchos entrevistadores de reducir su grupo de solicitantes. Es muy fácil rechazar a una persona para un determinado puesto de trabajo simplemente por su vestimenta. Y no tiene relación con la discriminación, sino con la imagen visual y por las sensaciones que transmite.

Como se sabe, la toma de decisiones de las personas está profundamente influenciada por el estímulo visual, y la primera mirada que un entrevistador realiza de ti determina mucho sobre lo que puede llegar a pensar. En concreto, vestirse bien puede ayudar a demostrar lo que vales, ya que demuestra competencia básica y atención en los detalles.

De hecho, el error más común entre los candidatos es no prestar atención a los detalles. La ropa ajustada o demasiado ajustada, unido a los conjuntos casuales, te hacen parecer descuidado o perezoso. Da igual que digas las cosas correctas, si no vas bien vestido, no conseguirás el trabajo si el entrevistador te compara con muchas otras personas capaces que sí están mejor vestidas.

Consejos para la ropa de la entrevista de trabajo

Algunos consejos útiles que te serán de gran ayuda

Utiliza un traje conservador de color liso, o una camisa de manga larga con una corbata adecuada. Esto significa, evidentemente, que debes evitar corbatas estridentes, como por ejemplo podrían ser las corbatas muy coloridas o con dibujos animados. Simplemente trata de vestirte de forma profesional y simple, sin excesos.

Los zapatos de vestir deben estar limpios y pulidos. Además, es más adecuado tratar de utilizar calcetines oscuros, ya que cada vez que te sientas, los pantalones se levantan. Si utilizas calcetines blancos, distraerá al entrevistados de todo el conjunto, dado que tenderán a verse muy brillantes.

Recuerda utilizar un cinturón, puesto que posiblemente no querrás que tus pantalones se caigan en medio de la entrevista. Evita las camisas arrugadas, no solo no son profesionales, sino que mostrarán al responsable de la entrevista que no te tomaste el tiempo suficiente para esforzarte por lucir lo mejor posible.

Si tienes piercings debes evitarlos en la entrevista. Y si tienes tatuajes también es adecuado cubrirlos. El peinado debe ser igualmente limpio y profesional, evitando excesos con la gomina o el gel del cabello. Lo mismo ocurre con el aftershave o con la colona: evita los excesos.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y en el caso de las entrevistas de trabajo y la ropa que escojamos para la misma, bien podría servir de ejemplo.

También te puede interesar