Lavar la cara, ¿cómo hacerlo correctamente?

Modaellos.com

Lavar nuestra cara es sin lugar a dudas uno de los actos más importantes que podemos hacer por nuestra piel, ya que este proceso es la base de todo aquello a lo que llamamos cuidado facial. Nunca podremos tener un rostro cuidado y bonito si éste se encuentra repleto de impurezas o si directamente no realizamos una limpieza correcta de la piel tanto en la mañana como en la noche, por lo tanto, está claro que debemos seguir unos pasos fundamentales para conseguirlo.

¿Qué producto usas?, ¿cuáles son los pasos que sigues?, ¿cuántas veces realizas una limpieza del cutis al día?, ¿sabes si estás cometiendo algún error?, etc. Todas estas preguntas son las que vamos a abordar en este artículo, ya que realizar esta rutina de forma correcta es sin lugar a dudas un acto esencial.

Muchas veces al hablar de la limpieza de la dermis puede parecer que se trata de un proceso realmente sencillo, sin embargo en numerosas ocasiones cometemos errores pequeños que si bien parecen una tontería, con el paso del tiempo se van acumulando y poco a poco van dando lugar a algunos problemas como acné, puntos negros, etc.

Ahora que ya sabéis que mantener la piel limpia es algo que no podemos dejar pasar por alto, es el momento de comenzar cuanto antes a conocer todo lo relacionado con este tema y ¡aprender a hacerlo de la forma más correcta posible!

Pero antes de comenzar os voy a dejar por aquí un enlace con los mejores limpiadores faciales del mercado, para que así podáis elegir rápidamente un producto de buena calidad: Los 5 Mejores limpiadores faciales para hombres.

Pasos para lavar la cara

¿Por qué es tan importante la limpieza de la piel?

Seguro que alguna vez te has preguntado esto, si es así la respuesta es muy sencilla pero a veces necesaria para comprender todo lo relacionado con la salud de la dermis.

Como sabéis nuestra piel es un órgano que se encuentra constantemente expuesto a los diferentes factores externos como son la contaminación, el humo, los rayos directos del sol, los cambios bruscos de temperatura, etc. Además de toda la suciedad diaria que se encuentra en el ambiente y que cada día se va adhiriendo a nuestra dermis, obstruyendo los poros.

Por todo esto, es completamente necesario que cuidemos de la piel de forma correcta, eliminando de ella todo lo que hemos nombrado anteriormente y protegiéndola de lo mismo.

La limpieza es la única manera que tiene la piel de sentirse libre y poder así absorber de forma mucho más efectiva las propiedades de los demás tratamientos que pongamos en la dermis, por lo tanto de nada sirve utilizar cosméticos caros si éstos no pueden penetrar en la piel debido a la suciedad que la está obstruyendo.

¿Cuántas veces es necesario lavar la cara al día?

Muchas personas son las que no tienen clara la frecuencia de limpieza facial, algunas piensan que lo ideal es limpiarla una sola vez, mientras que otras lo hacen de 3 a 4 veces de forma diaria. De manera que ambas vertientes están confundidas.

Lo ideal para conseguir una dermis limpia y la frecuencia recomendada por lo expertos del tema es de dos veces al día, además destacan que los mejores momentos para llevarlas a cabo son en la mañana y en la noche.

La limpieza de la mañana eliminará del rostro las células muertas que se acumulan durante la regeneración de la piel, así como el sudor y otras partículas que pueda haber. Mientras que la limpieza de la noche se encargará de retirar de la dermis todas las impurezas que se han acumulado durante el día cuando hemos salido a la calle, además del maquillaje (si lo hemos utilizado).

Como podéis comprobar ambos momentos son esenciales para conseguir que la dermis se encuentre limpia el mayor tiempo del día, no basta con realizar la limpieza una sola vez ya que ésta se quedaría corta y no realizaríamos el proceso al completo.

Aún así tampoco debemos caer en el error de limpiar la cara de forma exagerada, ya que podríamos dañar la dermis, eliminar sus aceites naturales y conseguir todo lo contrario a un aspecto saludable, los procesos tienen sus tiempos y frecuencia y lo ideal es siempre respetarlos.

¿Estoy cometiendo algún error con la limpieza?

Hay veces que no estamos muy seguros sobre si hacemos o no un tratamiento de forma correcta y en este caso es muy común, ¡con tantas formas de hacer las cosas hoy en día, no sabemos cual es correcta y cual no!, pero no os preocupéis porque os voy a hablar de los errores más comunes que podemos cometer al limpiar la cara.

Si al verlos comprobáis que efectivamente hacéis algo que no se considera correcto, el momento de cambiarlo y hacerlo bien es ahora, así que ¡muy atentos!

  • Irnos a la cama sin limpiar el rostro

Esto es lo más común de todo, ¿cuántas veces has llegado a casa del trabajo y has dicho “mejor me limpio la cara mañana que ahora estoy agotado”?, estoy segura que en muchas ocasiones esta frase ha sido la protagonista y responsable de iros a la cama sin limpiar el cutis.

Para no caer en esta tentación, os recomiendo que lo hagáis en cuanto lleguéis a casa, es decir, no esperéis hasta cinco minutos antes de iros a la cama que es cuando más sueño tenéis y por ende cuanto menos ganas de poneros a realizar este acto.

Además otro consejo es que transforméis el momento de la limpieza de la dermis es un proceso placentero, agradable y de cuidado personal, dejando de lado un poco esa sensación de obligación que hace que sintamos de forma instintiva un ligero rechazo por esta actividad.

Pasos para lavar la cara

  • Utilizar el primer jabón que encuentres

Es cierto que hace años se utilizaban las pastillas de jabón para todo, incluso para lavar el rostro a base de frotar y frotar hasta hacer espuma, esto hoy en día también lo puedes hacer pero se recomienda que se utilice un jabón específico para esta actividad, con pH neutro y con sustancias (a poder ser) naturales.

Aún así, hoy en día existen multitud de cosméticos que realizarán una limpieza más suave y mucho más efectiva, como por ejemplo el agua micelar o los limpiadores. ¡Ahora tenemos mucho donde elegir!

Eso sí, lo ideal es dar con el producto que sea más adecuado para el tipo de piel que tenemos, para las imperfecciones y por supuesto el que mejores resultados nos ofrezca. Hay que tener mucho cuidado con la elección del limpiador, ya que podemos caer en el error de elegir un producto untuoso teniendo una piel grasa y esto es a veces un fallo bastante común.

Si quieres conocer más información acerca de la famosa agua micelar, en este post encontrarás todo lo necesario: Agua micelar, ¿qué es y para que sirve?

  • Aclarar la piel con agua muy fría o muy caliente

Cuando llega el invierno y tenemos que lavar nuestra cara, llega el momento de aclarar el rostro con el agua y ¡todos ponemos el grifo en el agua caliente!, un error que a veces es imposible de remediar porque hay personas que no conciben el uso del agua que no esté caliente. Lo mismo ocurre con la fría.

Ahora bien, debemos saber una cosa y es que los extremos en cuanto al agua no son nada buenos para nuestra piel, el exceso de frío o de calor puede eliminar los aceites naturales de nuestro rostro y conseguir por lo tanto dañar la dermis.

Lo ideal es siempre utilizar agua tibia para tratar la piel, de esta forma el trato será de lo más respetuoso y no tendremos problemas con el estado y la salud del cutis.

  • Utilizar toallas rígidas y frotar

¿Cuántos de vosotros sois brutos a la hora de secar la cara?, el uso de cualquier toalla sin mirar si es suave o rígida y frotar el rostro como si no hubiese un mañana, son los errores más comunes a la hora de limpiar y secar la dermis.

Para esto tendremos que elegir siempre una toalla de celdas suaves, pequeñita para poderla manejar bien y secar la cara con toques delicados para que la tela vaya absorbiendo el agua sin dañar el rostro.

  • Ejercer mucho tiempo a la hora de lavar la cara

Debido a lo delicada que resulta ser la piel de esta zona del cuerpo, es muy común que si nos pasamos con el tiempo de lavado facial aparezcan síntomas de aviso en nuestro rostro, muchas veces (sobre todo con los cosméticos que hacen espuma) no nos acordamos de parar de frotar la piel.

El tiempo ideal que debemos estar lavando el cutis es de unos 20 o 30 segundos, ya que si nos excedemos con este tiempo podemos conseguir eliminar la hidratación propia de la piel y dejarlo completamente seco y deshidratado.

Además de estos errores hay algunos más como por ejemplo el uso de toallitas desmaquillantes (algo poco efectivo) o el uso excesivo del exfoliante (que como sabéis solo se recomienda una vez a la semana), pero la realidad es que estos son los más frecuentes y estoy segura que si cometéis algún error, son estos de arriba, así que ¡a partir de ahora ya no volveréis a cometer estos fallos!

Pasos para lavar la cara

Pasos a seguir para lavar de forma correcta el rostro

Ahora que hemos visto cuales son los errores que solemos cometer a la hora de limpiar la piel, lo único que nos queda es hablar sobre los pasos que realmente tenemos que seguir para realizar el proceso de forma correcta, así que ¡estad atentos a las siguientes pautas!

¿No sabes donde colocar el agua micelar en las rutinas de limpieza facial?, con este artículo saldrás de dudas: Agua micelar, ¿antes o después del jabón?

  • Primer paso: Eliminar el maquillaje (opcional)

¿Eres de esos hombres que se maquillan la piel?, lo primero que debes hacer a la hora de limpiar la dermis es eliminar ese maquillaje que está obstruyendo los poros, para ello tendréis que elegir un desmaquillante efectivo y de buena calidad.

Que sea de buena calidad no es lo mismo que decir, “un desmaquillante caro”, simplemente fijaros bien en que la formulación sea buena y ofrezca buenos resultados, con esto es suficiente para que la elección sea la adecuada.

Para eliminar el maquillaje utilizaremos discos de algodón e iremos pasándolos por la piel (sobre todo en aquellas zonas que hemos maquillado) y no dejaremos de pasar el disco hasta que éste salga completamente limpio.

  • Segundo paso: Utilizar el limpiador

Una vez que tenemos la dermis completamente desmaquillada, es el momento de pasar a limpiarla y eliminar de ella todas las impurezas, para ello lo ideal es elegir un limpiador que sea acorde a nuestro tipo de piel, ya que como sabréis en el mercado existen muchos formatos y estilos de éste producto.

Para utilizarlo tan solo tendremos que volver a coger unos discos de algodón o si preferís discos reutilizables (mucho más sostenibles con el planeta y más económicos para nuestros bolsillos), empaparlo en la loción y pasarlos por el rostro sin dejarnos ninguna zona atrás, es importante que eliminemos toda la suciedad.

Recordad que lo ideal es comprobar al final si realmente hemos eliminado todas las impurezas de la piel.

  • Tercer paso: El tónico

Después del limpiador facial es imprescindible que utilicemos un tónico, ya que este cosmético se encargará de ponerlo todo en su lugar, es decir, las posibles alteraciones que haya sufrido la piel con los otros cosméticos anteriores, es imprescindible que las remediemos y para ello sirve el querido tónico.

Este producto se encargará de equilibrar el pH de la piel, cerrar los poros y dejar la dermis preparada para los siguientes tratamientos que pongamos en ella, de manera que mejorará la absorción de éstos.

Para utilizarlo, el proceso es idéntico a los dos anteriores, con un disco de algodón o reutilizable empapado vamos pasándolo por toda la piel hasta que notamos como esta se queda hidratada y con una sensación reconfortante.

  • Cuarto paso: Hidratar la piel con una buena crema

El último paso de la rutina de limpieza facial es hidratar el rostro. Está claro que después de tanta limpieza y uso de cosméticos, no debemos saltarnos este importante paso, ya que la piel necesitará hidratación para funcionar de forma correcta.

Para elegir una crema hidratante tendremos que fijarnos bien que sea adecuada para nuestra piel, ya que cada ingrediente aportará unas funciones diferentes y no todo el mundo necesita lo mismo.

Para aplicarla podéis utilizar una espátula para sacarla del tarro y luego con la yema de los dedos ir extendiéndola por toda la piel, lo ideal es hacer movimientos circulares y no ser muy brutos pero si ejercer una pequeña presión para beneficiar al acto de absorción, además también mejoraremos la circulación sanguínea del cutis.

Pasos para lavar la cara

Además de estos pasos también tenemos el uso de exfoliantes, sérums y mascarillas faciales que podemos ir introduciendo dependiendo de los gustos de cada persona, por ejemplo el suero si que puede ser un cosmético de uso diario pero sin embargo el exfoliante y la mascarilla se recomiendan usarlos tan solo una vez a la semana, así que ¡elegid un día para hacer un tratamiento más profundo!

Con toda esta información espero que no tengáis ninguna duda sobre como llevar a cabo una buena rutina de limpieza facial, ya que hemos hablado de aquellos errores más comunes y de los pasos a seguir para que el proceso sea de lo más satisfactorio.

Ahora solo queda que ¡elijáis bien vuestros cosméticos y os pongáis manos a la obra con el cuidado de la piel!

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar